Un Parque Nacional que no convence

962
1
Comparte:
Por qué nos oponemos al Plan que ordena los recursos del Parque Nacional Sierra de Guadarrama

IMBA España: Porqué nos oponemos al Plan que ordena los recursos del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

Muchas personas quieren saber el motivo por el que en la Internacional Mountain Bicycling Association España (IMBA) se oponen a la actual regulación que establece el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama (PNSG) recientemente aprobado. En el Magazine e-mtBike damos voz a esta plataforma en defensa de los derechos del mountain bike sano, racional y comprometido con la naturaleza:

Sin entrar en pormenorizar detalladamente ciertos aspectos, que harían excesivamente denso este post, queremos poner en vuestro conocimiento los principales aspectos de nuestra oposición.

Debemos empezar por el principio, allá por 2004, cuando se anunció la intención de declarar Parque Nacional a una zona de la Sierra de Guadarrama. Entonces, nos unimos diversos clubs de ciclismo de Madrid y buen número de ciclistas, capitaneados por el Club Ciclista Majadahonda y nos constituimos como plataforma ciudadana para poder presentar las primeras alegaciones al texto y nos entrevistamos con la Dirección General de Medio Ambiente. De ahí nació IMBA España al poco tiempo.

De las reuniones salió un texto del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) respecto del ciclismo que se concretaba en el famoso art. 4.4.8.17, que resumidamente autorizaba a circular por todos los senderos, caminos y viales tradicionalmente utilizados, salvo en las zonas de reserva.

En estas condiciones y siendo el PORN el documento que daba vida al PNSG, nos pareció suficiente como base para la futura regulación del ciclismo de montaña en el parque. El texto pasó por dos periodos de alegaciones y se mantuvo con esta redacción, lo que ha permitido poder seguir montando en los senderos del parque durante 15 años.

Al aceptarse esta regulación, siempre nos aseguraron que se trasladaría al texto del PRUG, que en su momento se debería redactar, para regular con más detalle el uso y circulación de bicicletas en el parque. Durante los quince años que median hasta ahora hemos tenido multitud de reuniones con los diferentes gestores del parque, tanto consejeros, directores generales y dirección del PNSG, en las que hemos aportado nuestro trabajo voluntario y propuestas para la mejor regulación del ciclismo dentro del parque.

Aquellos felices tiempos. Subiendo a la Bola del Mundo o Cerro de Guarramillas.

Pero al llegar 2017, nos vimos sorprendidos con un borrador del PRUG que decía prácticamente lo contrario a lo pactado y escrito, dando como resultado el texto restrictivo que ahora se ha aprobado, a pesar de las alegaciones presentadas oportunamente.

Los motivos de nuestra oposición se basan en que el territorio del PN es, casi seguro, uno de los más habitados de la provincia de Madrid, sobre todo en verano y el resto del año acoge a muchos madrileños que han decidido ubicar allí su residencia por diversos motivos.

Hay que escribir que consideramos que el PNSG no reúne las condiciones previstas en la Ley de Parques Nacionales por los siguientes motivos:

El art. 4 de la Ley de 2014 dice que

«los parques nacionales son espacios naturales de alto valor ecológico y cultural, poco transformados por la explotación o actividad humana«.

Decir esto del territorio del PNSG es prácticamente desconocer la Sierra de Guadarrama o no quererlo ver. El art. 6.1 Requisitos Territoriales dice:

«c) Tendrá una superficie continua, no fragmentada y sin estrangulamientos»

requisito que no se cumple puesto que la superficie no es continua, está fragmentada y se produce el estrangulamiento que representan las dos estaciones de esquí de Navacerrada y Valdesqui, que oportunamente han dejado fuera del PNSG.

«d) Estará ocupado, en una superficie adecuada, por formaciones naturales, sin aprovechamientos de carácter agrícola, forestal, o hidráulico, ni elementos artificiales que alteren significativamente la estética del paisaje o el funcionamiento de los ecosistemas».

Además de los pinares de Valsaín existen dos carreteras, la M-601 y la SG-615, además de la línea de tren de Navacerrada a Los Cotos. El art. 6.3 dice:

«Si se encontraran elementos artificiales en el espacio propuesto como parque nacional, estos deberán guardar vinculación histórica y cultural y estar integrados en el medio natural, salvo casos debidamente justificados y que sean compatibles con los objetivos de conservación del Parque Nacional».

No parece que unas carreteras habitualmente colapsadas de vehículos sean muy compatibles con los fines de conservación del parque.

Pues a pesar de incumplir todos estos requisitos que establece taxativamente la Ley de Parques Nacionales, se ha declarado como tal, pero se ha cambiado totalmente la parte correspondiente a diferentes actividades, fundamentalmente al ciclismo de montaña, que es lo que nos toca, que sólo se permite en los caminos incluidos en el Anexo IV, es decir, se circunscribe el ciclismo de montaña a las pistas de más de tres metros de ancho donde es más peligroso circular al hacerlo junto con los senderistas o excursionistas, los caballos, etc.

Por estos motivos y otros legales, más farragosos de exponer, consideramos que el PNSG no reúne las condiciones o requisitos para tener la calificación de PN y creemos que la protección de que gozaba este territorio como parque regional, aumentada en lo que fuera necesario en determinadas zonas de reserva, era suficiente para su conservación, sin coartar la circulación por senderos, salvo donde fuera necesario.

Prueba de ello es que cada día nos dan noticia de que hay más parejas de buitres, ha llegado y se mantiene el lobo, hay una extensa población de cabras y así un largo etcétera.

Nos parece un PN que ha caído como un paracaídas sobre la Sierra de Guadarrama y se han tenido que hacer todo tipo de «excepciones» en el PRUG, ya que no cumpliría, en caso contrario.

La participación ciudadana tan cacareada no ha sido tal, hasta el punto que hemos tenido que enviar nuestra queja, por Registro, ya que las actas no reflejaban lo hablado en las reuniones.

Igualmente hemos solicitado, por Registro, la inclusión de algún representante del ciclismo de montaña (IMBA, Federaciones Ciclistas de Madrid y/o Castilla y León) en el Patronato del parque, ya que no lo hay, pero hay duplicados representantes de Federaciones de Montaña, de Ecologistas en Acción y de Asaja, tanto por una como por otra comunidad. Al margen de diversos representantes de entidades o clubes montañeros.

En definitiva, la participación ciudadana lo ha sido sólo y exclusivamente de quienes «ellos» han querido, no de todos los colectivos interesados en la conservación y uso recreativo de este espacio. Gracias por llegar hasta aquí abajo leyendo este somero resumen de quince años de trabajo. Seguimos trabajando.

Comparte:

1 comment

  1. Ramón M. 1 abril, 2020 at 09:08 Reply

    Parece claro que como dicen los de IMBA que a los que vamos en bici a las montañas del Parque Nacional y alrededores no se nos ha escuchado, se nos ha ninguneado y dejado de lado.

Haz un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies