Sergio Fernández: “Las e-bikes son ideales para rutas cicloturistas”

Compartir:

El libro España en bicicleta. 101 rutas ciclistas imprescindibles (geoPlaneta, 2020) es una guía de rutas de cicloturismo en la que sus autor, Sergio Fernández Tolosa, ha incluido itinerarios de todos los niveles y para toda clase de bicis. Por una parte, hay propuestas para la gente que se inicia, con recorridos llanos, perfectos para ir con los más pequeños, por ejemplo, pero también han diseñado rutas exigentes para los que buscan retos o terrenos con mayores desniveles.

Respecto al tipo de bicis, hay recorridos en los que predominan los caminos de montaña y las sendas, en las que se recomienda usar la mountain bike; también hay rutas para bicis de carretera, siempre por vías secundarias o terciarias, donde hay poco tráfico; existen salidas mixtas para disfrutar del gravel. Teniendo en cuenta la oferta actual de bicicletas con asistencia al pedaleo -no sólo para montaña, también híbridas, gravel, carretera…-, casi todas las rutas son factibles para hacerlas en e-bike.

-Sergio, buenos días y buen sitio en el que vives pues estás en el Pirineo ¿verdad, dónde en concreto?

Vivimos en el Sobrarbe, Pirineo de Huesca, muy cerca de Aínsa.

-¿Qué argumentos utilizarías para animar a hacer cicloturismo a las personas que les gusta la bici pero no lo han hecho?

Pues les diría que probar no cuesta nada. Y que no conozco a nadie que lo haya probado por primera vez, con una ruta de su nivel, con la bicicleta adecuada y con la compañía acertada, que no haya disfrutado y haya querido hacer más rutas en el futuro. Además, para iniciarse no hace falta hacer rutas muy largas. Una escapadita corta, de dos o tres días es ideal.

Si sigues los consejos que damos en el libro, vuelves a casa con la sensación de haber viajado de verdad, porque la bicicleta te permite ir a una velocidad muy humana. Puedes parar siempre que ves algo interesante, a hablar con la gente, a tomarte algo en los bares de pueblo, a descansar en un prado… La bicicleta es un vehículo que te despierta los sentidos y estimula la curiosidad. El ejercicio te hace generar endorfinas y te produce una sensación de libertad inigualable.

-Sé que te pongo en un compromiso pero de todos los recorridos que propones en tu libro dime un par de ellos que serían para ti los que más te gustan y dime porqué.

Cada itinerario tiene sus atractivos en función del tipo de paisaje, la época del año, el componente cultural, histórico… Una de las que más me gustaría hacer de nuevo es la que recorre Cazorla, pasando por las fuentes del Guadalquivir y del Segura, un circuito circular precioso ideal para bicicleta gravel, pero que también se puede hacer con mountain bike y, por supuesto, con e-bike.

Y otro que me encantaría hacer en e-bike de montaña sería la Vuelta al Macizo de Andara, en los Picos de Europa. La ayuda del motor de asistencia se agradecería en las cuestas, que son realmente duras.

-De todas las rutas que se incluyen en el libro, cuéntanos cuáles crees que son más adecuadas para hacerla con e-bike.

En realidad todas lo son. En las fichas técnicas del libro decidimos no especificarlo porque nos pareció que era algo obvio: una ruta, ya sea por camino o carreterillas, en la que cada 30 o 40 km pasas por un pueblo con servicios, permite organizar la logística para conseguir puntos de recarga de las baterías, en restaurantes, hoteles, etc.

Teniendo esto en cuenta, sólo en el bloque de Mediterráneo en la guía aparecen rutas como la de Cabo de Gata, Sierra de Espadán, Matarraña… En el apartado del Cantábrico está la Vuelta al Macizo de Andara y Montaña de Riaño, la ruta por Cantabria… También está la Vuelta a Ibiza, Lanzarote y La Graciosa…

-Una cosa que los e-bikers echamos de menos son rutas específicas para bicis eléctricas de montaña, bien señalizadas y con la infraestructura necesaria ¿a qué crees que es debido? ¿Cómo podría intentar solucionarse eso?

Mi experiencia con las e-bikes se reduce a viajes como el que hicimos el año pasado por el Camino Primitivo, buscando siempre los sectores más divertidos, algunas rutas autoguiadas como Pedales de Los Ports y a las salidas de una mañana que hacemos en grupo con los amigos, en el que algunos vamos en bicicleta normal y otros compañeros vienen con la eléctrica. Todos vamos juntos.

No por ir con e-bike van más rápido. Lo que van es más relajados. Supongo que la gente que tiene mucho nivel técnico con la e-bike de enduro empieza a necesitar senderos más empinados, pues las sendas normales ahora les parecen fáciles. Esto es un poco como la pescadilla que se muerde la cola. Yo hace tiempo que vendí la bicicleta de doble. Ahora, con la rígida, cualquier caminito o senda vuelve a ser un reto la mar de divertido.

Respecto a señalizar, yo soy contrario a meter más ruido visual en el monte. Soy partidario de diseñar rutas, limpiarlas y colgarlas en internet y que cada cual las siga con el GPS. Esto es algo que en Zona Zero ya han empezado a aplicar, con muy buen criterio.

-Ya que citas el proyecto Zona Zero, ¿qué sitios poco conocidos o directamente inexplorados destacarías de la geografía peninsular ibérica?

Entiendo que me pides que me centre en e-bikes de enduro o trail y yo no soy especialista en esas modalidades. De todos modos, el territorio de Zona Zero sí que lo conozco y creo que son un gran ejemplo, no sólo por cómo se recuperan los caminos y sendas que hasta hace 50 o 60 años eran la única manera de llegar a algunos pueblos y aldeas del Sobrarbe, sino por iniciativas que facilitan que todos los usuarios del monte y de esos senderos las puedan disfrutar con seguridad, como la App Z-Trails.

Sobre las rutas especiales para e-bike que se han hecho aquí, te puedo asegurar que son duras de verdad. Y técnicas. Seguro que os gustarán. Y además te mueves por un entorno natural muy auténtico.

-Con las e-bikes existen aún muchos prejuicios, hay gente incluso que dice que no son bicicletas. ¿Cómo ves esa polémica y qué características tiene una bici eléctrica para hacerla tan atractiva a la hora de elegirlas para hacer cicloturismo?

Por mi parte, yo no veo polémica alguna si todos demostramos respeto por la naturaleza y por el espacio compartido con el resto de usuarios de los caminos: senderistas, excursionistas, otros ciclistas, motoristas, cazadores, recolectores de setas… Y esa actitud debe ser por parte de todos.

A mi modo de ver, el único problema es de espacio personal. En algunos lugares hay mucha gente. Sobre la segunda parte de la pregunta, creo que las e-bikes son ideales para aplicarlas en rutas cicloturistas. Sólo hay que prestar atención a la autonomía de las baterías. Hace más de diez años, en Suiza ya vimos a muchos cicloturistas con e-bikes híbridas cargados con las alforjas recorriendo las numerosas rutas que cruzan el país.

Compartir:

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram