Todos quieren vender e-bikes

Comparte:

Primero fueron los fabricantes de motocicletas los que se lanzaron a vender e-bikes. Y tras los de motos llegaron las marcas de automóviles. Estas están apostando en los últimos años más por «electrificar» sus vehículos y por ofrecer a sus clientes algo «extra», prolongar la experiencia de conducción con las dos ruedas.

Porsche, Audi, BMW y otras marcas «de lujo» han ido presentando sus creaciones ciclistas eléctricas, a ello le dedicamos el reportaje titulado E-bikes con nombre de coche de lujo.

 

Lo último (o penúltimo, porque seguro que nos quedan muchas más cosas por ver) es que también los fabricantes de esquíes se apuntan al carro. Por ejemplo, el fabricante francés Rossignol ofrece su e-bike Mandate Shift.

Llevan los motores Steps MTB EP800 y E7000 de Shimano y baterías del mismo fabricante nipón: BT8036 o BT8035-L, integradas en el cuadro de la bicicleta como casi todas las del mercado, al menos en las de uso montañero. Ofrecen una capacidad desde 503 Wh a 630 Wh y están montadas en cuadros fabricados con aleación de aluminio 6061.

Los modelos para trail presentan suspensiones con un recorrido de 140 milímetros , mientras que para enduro las montan con 160 mm.

Ahora conocemos también la propuesta del fabricante austriaco de esquís Kneissl y en concreto su bici tope de gama denominada Kneissl Design Worldchampion Carbon Enduro. Está producida en Italia y es una bicicleta eléctrica de doble suspensión de carbono ligero con un recorrido en sus suspensiones de 150 mm.

El potente motor Bosch Performance CX GEN4 BES de 85 NM y la batería integrada de 750 WH, prometen largas salidas al monte.

También disponen de un modelo que anuncian para el año que viene, 2023, de similares características y prestaciones con cuadro de aluminio que tiene un precio de 1.300 € menos que la tope de gama (esta cuesta 7.000 € y la denominaca Copper (por su color cobre), 5.700 €.

Está claro que las e-bikes se han puesto de moda, para bien o para mal, podéis comentar. Es el transporte personal del futuro y los fabricantes de motos, de coches y de esquíes están poco a poco apostando por esta tendencia.

El debate será si las marcas de bicis «a secas» son capaces de hacer grandes productos sin ayudas de otros sectores, por mucho que nos gusten los coches o las motos o esquiar. También es cierto que parece que al panorama ebiker están llegando empresas -y no señalamos a ninguna- que se basan para sus creaciones en lo existente, sin aportar verdaderas novedades.

En esta línea, algunas marcas encargan sus diseños o usan una existente con un «lavado de cara». La ley de la oferta y la demanda ha de funcionar de maravilla, si productos así venden, otras marcas querrán su trozo de pastel.

A nosotros lo que más nos importa es el usuario. De momento no parece que la suma de ofertas y la gran demanda se acompañen de precios que popularicen el uso de las e-bikes sino más bien al contrario, lo que puede ser un freno a la expansión de nuestro deporte preferido.

Comparte:

Haz un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies