Cómo ahorrar batería en ruta en una e-bike

0
0
Compartir:

Cuando haces o montas rutas con tus compañeros/as de grupo siempre hay alguien, generalmente los que son nuevos (y todos lo hemos sido ¿verdad?), que hace una pregunta socorrida: ¿Con cuánta batería se hace la ruta?, ¿vale con la mía de 500 watios (el estándar hoy en bici eléctrica de montaña)?

Eso depende de muchos factores: de la calidad de la bici, del motor, de la propia batería, de la geometría de la e-bike, de cuánto pesemos o de cómo montemos (entre otros). En este post nos centramos en lo último, en lo que está en nuestra mano para ahorrar batería en una ruta y poder completarla sin llegar al odiado momento del «empujabike» por obligación.

Uno de los factores de los que depende el consumo de energía es la potencia. Está claro que cada uno la pone a su gusto o necesidades. Hay fabricantes que por sistema te dan la bici así: Modo eco 25%, trail 50% y turbo 100% (los nombres de cada función varían, como sabéis, según el proveedor del motor). Lo suyo es ir probando y cambiar la potencia según la ruta que vayamos a hacer (en ocasiones se hace sobre la marcha con el móvil y los programas ad hoc de algunas marcas).

Como regla general básica, si lo que deseamos hacer es una ruta larga que además entrañará subidas y zonas técnicas empinadas hay que empezar en eco (con ese 25% es suficiente para no sentir el lastre de peso de la bici e ir cómodos). Cuanta más fuerza apliquemos sobre los pedales más nos va a asistir el motor pues esa fuerza es la manera de «entender» que necesitamos su ayuda. Por eso algo que hay que controlar bien es qué son la cadencia y las revoluciones y no tratamos sobre la francesa precisamente.

Por explicarlo de manera sencilla, cuando se disparan las revoluciones se dispara el consumo. Eso ocurre con modos de asistencia altos o cuando llega un repecho que necesita de más fuerza por nuestra parte. Cuanto más le cuesta al motor subir una pendiente (y a nosotros jeje) más aumenta el consumo de energía.

En ese caso lo que se ha de hacer es poner un piñón más grande, con lo que avanzaremos menos metros pero aumentaremos al tiempo la cadencia, daremos más pedales con lo que se compensa el menor avance con la bici y sobre todo que las revoluciones no se disparan, se contienen. Así consumimos menos energía de la batería.

Probad a llevar una cadencia alta en cuestas empinadas y lo comprobaréis. La cadencia se mide en revoluciones o vueltas por minuto que damos con las bielas al pedalear. Hay ciclista del ámbito de la carretera que llevan incluso un sensor de cadencia en su bicicleta que envía los datos al miniordenador de abordo pero es algo que no acostumbra en el mundo de las e-bikes de montaña.

Un error muy común que vemos en personas que salen al monte con una e-bike es que confiados en la potencia de su motor llevan piñones muy bajos para el terreno que transitan, con lo que están haciendo un esfuerzo indebido y a la vez están consumiendo mucha batería, derrochando la energía, vaya.

Siempre hay que llevar el juego de piñones y plato requerido para la ocasión (vuestras piernas son el mejor medidor para ello, que ni les cueste mucho ni poco pedalear) y en el ámbito e-bike una cadencia algo superior a la que solemos llevar con las bicis «atmosféricas» o convencionales invita a la eficiencia energética.

Tabla de autonomía de las batería Polini, según el fabricante.

Por supuesto, un consejo para ahorrar batería es escoger la trazada más limpia del camino. Ya ya, que suele gustarnos complicarnos la vida y como tenemos ayuda del motor queremos subir escalones o dar un impulso para trepar por esa losa de piedra bien inclinada, lo que está muy bien para mejorar nuestra técnica y disfrute pero tenlo en cuenta, gastas más batería que es de lo que no se trata en este artículo.

El sobrepeso, tener unos kilos de más, como es lógico, también consume batería. Lo ideal es estar en tu punto de peso y forma porque si te sobran cinco kilos, cinco kilos que has de acarrear y sobre todo lo vas a notar en las subidas, claro.

Piensa que la bici pesa en torno a los 25 kilos y la mochila con el agua y las herramientas, protecciones, algo de comida y utensilios varios, otros cinco kilos en tu espalda. Si a ello le sumas ochenta y siete kilos que peso yo (con 1,88 centímetros de altura cuando estoy en forma -que pueden ser 93 en épocas en que te descuidas- al final estamos tirando de casi 125 kilos, con motor, pero tirando nosotros, que la e-bike no es una moto. Y eso se nota.

Un truco para ahorrar batería en tramos llanos o con una pendiente ligera es llevar al mínimo la asistencia y no bajar la velocidad por debajo de 25 km/h. Así, el motor solo se activará para darnos un pequeño empujón si bajamos de esa velocidad. Con esa ayudita superamos de nuevo los 25 km/h y el motor deja de asistir, luego de gastar energía. Pero, lo escrito, hay que estar en forma para mantener durante un buen número de kilómetros la bici a esa velocidad.

Por último, hay gente que le gusta apagar el motor en las bajadas para ahorrar batería. La realidad es que se ahorra poco con el motor apagado pues en bajadas largas y más o menos lisas apenas consume energía, algo sí pero poco.

Otra cosa son las bajadas endureras, complicadas, con repechos pequeños intercalados, con escalones que surgen de repente y sobre todo con curvas cerradas. En ese caso no es aconsejable llevar apagada la batería pues os costará mucho devolverle velocidad a inercia a la bici y puede resultaros desagradable.

Sí que es muy agradable, en senderos con un perfil sube y baja, rompepiernas, llevar el turbo puesto porque sales de curvas y pequeños repechos como toro que entra al ruedo. Peeeero, eso consume bastante batería y hay que tener cuidado porque la velocidad de la bici se dispara.

En general, os aconsejamos pedalear con agilidad, con cadencia altas, que ello tiene una incidencia directa en el desarrollo del ejercicio y en la adaptación del sistema cardiovascular.

Mantener una cadencia buena produce un aumento de mitocondrias (orgánulos celulares encargados de suministrar la mayor parte de la energía necesaria para la actividad celular) y de vasos capilares, es decir, obtener un mejor y mayor transporte de oxígeno, consiguiendo también una producción de energía más eficiente en las mitocondrias.

Es decir, hay motivos de salud aparte de los puramente técnicos o mecánicos:

Mantener una cadencia óptima reduce notablemente la carga y fatiga muscular.

Una de las razones principales de la aparición de calambres es una cadencia demasiado baja y una excesiva acumulación de lactacto no reciclable.

En este vídeo de Jorge Talus se explica muy bien todo esto del ahorro de batería con una ruta que nos gusta mucho, Cercedilla (Madrid)-Segovia subiendo por el Camino Viejo de Segovia (y volviendo en tren a Cercedilla pues si no la batería no da ni aplicando todas las medidas de ahorro).

¡¡Las e-bikes no son para vagos, gordos o viejos!!

Compartir:

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram